"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

11 abr. 2011

Biografía gilipollas -3- (de 1978 a 1982)


Si son ustedes seguidores de mi biografía recordarán que el último capítulo finalizaba en 1978 con un escenario tan ingrato como una hermana con éxito en la vida, una madre que comenzaba a ignorarme y un padre que danzaba a todas horas alrededor de animales exóticos y electrodomésticos de gran tonelaje. Fue entonces cuando a los doce años tomé una de las decisiones más importantes de mi vida. 

Decidí teñirme el pelo de rubio platino.

Impresionante ¿verdad? De acuerdo, puede que ustedes que viajan a la India para apadrinar pueblos enteros o hacen operaciones a corazón abierto a dos manos, teñirse el pelo es una nimiedad que provoca vergüenza ajena en cualquier biografía. Pero para alguien cuya máxima aventura hasta el momento había sido pillarme el dedo con una puerta y perder una uña, convertirme en un émulo de Marilyn Monroe parecía toda una aventura. Y no confundan este deseo con la fantasía de todo hombre de pararse en una salida de aire del metro y que las faldas vuelen y muestren todo el mondongo a los pasajeros de la ciudad.

¿Por qué fue tan importante ese pelo teñido de rubio? En primer lugar yo tenía doce años y en mi ignorancia confundí el tinte de pelo con amoniaco. En efecto, soy completamente calvo desde entonces y fue en esta infantil desgracia que decidí compensar tal revés comiendo como un animal de circo hasta llegar a los 154 kilos cuando cumplí trece años. 

Fui el único niño que acudió a mi cumpleaños, no cabía nadie más. 

Pronto las ropas ya no me cabían y me vi obligado a improvisar una especie de túnica con unas cortinas antiguas que encontré en el desván.

Mi padre, al verme un día completamente calvo y vestido de tal guisa, decidió que yo resultaría mejor objeto de culto que lavadoras, animales o improvisadas hogueras que ponían los extintores repartidos por toda la casa. Me situó en el centro del comedor y comenzó a danzar a mi alrededor. Mi madre al vernos de tal guisa no pudo menos que exclamar "menudo par de completos gilipollas". 

Había nacido la leyenda.

Pronto acabé el colegio y comencé a trabajar como “niño-agua” en una imprenta. El trabajo consistía en cargar todo el día con una gran garrafa de plástico llena de agua que iba sirviendo entre los pobres operarios de las grandiosas maquinas de impresión los cuales levantaban una mano y gritaban “¡Niño Agua!” y yo acudía presto a servirles tal liquido elemento. Por desgracia el hecho de que no pudiesen moverse me enseñó para que servía la otra garrafa vacía que me habían dado. El “niño-agua” era también el “niño-lavabo”. Perdí el trabajo el día en que confundí una garrafa con la otra. 

Esto sucedió cuando en 1982, con 16 años recién cumplidos y 166 kilos recién ganados. Justo el momento en que se celebraban los mundiales de fútbol en España. ¿Recuerda? Exacto, también el año en que por primera (y única vez) descubrí el sexo. Pero eso forma parte de otro capítulo.



78 comentarios:

  1. Ay poobre!!!
    Desde lo de la hermana ciega de la Casa de la Pradera no habia visto biografia mas triste.....
    Criatura....
    besotes coleguita

    ResponderEliminar
  2. Querida La Perfida Canalla. Triste, muy triste. Vaya preparando los papeles de la adopción, mami.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. ¡Por fin la esperada tercera parte de la biografía de su vida! Espero que cuando la complete haga usted un libro recopilatorio; si Ana Rosa Quintana o Tita Cervera los tienen, usted no puede ser menos.
    Si fuese una persona que me riese de las desgracias ajenas me habría reído con eso de "fui el único niño que acudió a mi cumpleaños porque no cabía nadie más", pero no es mi estilo; así de sosa soy. Me limito a observar y a aprender.
    ¡Espero con ansia sus tribulaciones durante los mundiales de mi año de nacimiento!

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Querida Dana. Puede usted reírse de mi vida. Si no lo hace será la única persona que no se ríe de mi y sepa usted que no estoy acostumbrado a ello.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  5. !Hola fernando G!
    Yo solo he hecho una operación a corazón abierto a un pollo q tuve q cocinar.¿Eso cuenta?

    He pensado en lo del cambio de garrafas y me ha dado un repelús jajajaja,genial

    Como siempre,maravilloso Fernando G
    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  6. Querida viridiana. Una operación a corazón abierto a un pollo cuenta solo si el pollo comenzó a recitar canciones de Bisbal cuando lo servían.

    Querida Adriana. El agua doradita... es lluvia.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  7. Pienso que debería usted escribir su autobiografía (auto, no quiere decir coche), y se haría de oro.
    Su sincero admirador.

    ResponderEliminar
  8. Querido Carlos Galeon. En ello estoy, por capítulos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. 16 años recién cunplidos, qué bonito. Yo los estrené con 45 kilos, pero claro, soy más bajita.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y xq será q no paro de pensar que eras parecido a un buda en un templo de locos?
    Es clave el momento que te tiñes el pelo.
    Aún recuerdo que mi padre nada más teñirme de morena me compró un tinte rubio como indirecta.
    Ahí sigue por si me da la vena.

    ResponderEliminar
  11. Querida NI la breve. No se engañe, seguramente somos iguales de bajitos.

    Querida ElenaNito. Si usted se tiñe de rubia yo me pongo peluca Tom Jones. Ahí queda.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  12. "Fui el único niño que acudió a mi cumpleaños, no cabía nadie más. " ¡Que grande, no he parado de reir!

    ResponderEliminar
  13. Estimado DDmx. Llevo meses diciendo que peso 187 kilos. ¿Ahora se da cuenta que soy grande?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  14. ¿Qué supuso para usted que su padre decidiera rendirle culto y danzar a su alrededor?

    Lo siento, me sale mi vena psicoanalista, no me lo tenga en cuenta.

    Sigo leyéndole. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Querida Cuentasueños. El convertirme en objeto de culto de mi padre fue una decepción sobretodo teniendo en cuenta que competía con electrodomésticos y cabras.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. Lo sé lo sé, por eso me he reido. Yo peso 120. me como 1 cerdo y estamos a la par.

    ResponderEliminar
  17. oh dios mio! Bueno, es la primera vez que te leo, pero no dudaré en seguir haciendolo, me dejaste con la intriga!
    Te sigo, un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, con un poco de visión comercial de las cosas, allá por el año 1982 y hecho una bola de sebo, si te pintan de naranja ya te hubieras ganado un buen pellizco actuando por los campos de fútbol como mascota del Mundial. Ahora, en vez de gilipollas serías el Naranjito entrado en años.
    Aunque pensándolo bien, puede que hayas salido ganando.

    ResponderEliminar
  19. Entrañable su niñez, sr Gilipollas... me ha encantado.

    ResponderEliminar
  20. Todo se fragua en la niñez, ya lo decía Freud (o no era él?). Esperamos con ansiedad el capítulo sobre su descubrimiento sexual.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Ahora entiendo lo de la bolsa en la cabeza: el rubio platino no le sienta nada bien.

    ResponderEliminar
  22. Sr. Gilipollas,
    Acabo de descubrir su magnífico blog.
    Como una ya tiene una edad, lo de las cortinas ya lo había visto en la película LO QUE EL VIENTO SE LLEVO, pero claro la realidad siempre supera a la ficción, muy didáctica su experiencia como niño aguador y de como ofreció a sus compañeros la vivencia sexual de la lluvia dorada.
    Besos de Princesa

    ResponderEliminar
  23. Que linda infancia, a punto para ganar el quiero ser millonario ¿no?

    Besos budita

    ResponderEliminar
  24. bueno.. a mi es que me da penita toda la historia..

    nota: me he dao cuenta de que estoy enganchada a este blog.. o es a usted?? no.. a usted no puede ser.. verdad? no.. no...

    ResponderEliminar
  25. A que edad empezó a trabajar? Sería cumplidos los 16, no? Por que si no a su lista de desgracias en la vida se le puede añadir la de explotación infantil.

    ResponderEliminar
  26. No estoy al corriente de las 2 entregas anteriores, me pongo ahora mismo al día.
    No hay duda, leído lo leído, que casi todo en la vida tiene explicación. Lo que probablemente no tenga, es remedio.

    Estimado amigo, ...hay lo que hay.

    ResponderEliminar
  27. Bueno Sr. G., lo poco que he podido observar sobre la dinámica de este diario es que para darle vidilla a su autor debería comentar con espuelas vocales para que Ud. invoque al fornicio y todos los menesteres que se precien a su libre albedrío mental, pero me es del todo imposible, lo que escribe es literatura aniquilante del subconsciente retro-invasor o seguramente también soy una g. Siento decepcionar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Estimado DDmx. Usted 120 kgs. Yo 187 Kgs. Si quedamos para comer tendrán que reforzar las sillas del restaurante.

    Querida Catalina. Hubiese preferido dejarla en ropa interior en vez de dejarla con intriga. Pero tiempo al tiempo.

    Estimado raindrop. Lo de naranjito vendrá en el siguiente capítulo. No se me anticipe, por Dios.

    Querida Sophia. Gracias mil.

    Querida Dona invisible. El capítulo de mi descubrimiento sexual no coincide con el capítulo de mi placer sexual. Ya la pongo sobre aviso.

    Querida Marta. El rubio platino me sentó bien los diez minutos que me duró en la cabeza antes de que se me cayese el pelo.

    Querida Princesa Negra. No entiendo demasiado de cine, yo solo he visto la versión X “lo que los polvos se llevaron” y no creo que hablemos de lo mismo.

    Querida Pilar. Yo tengo tantas posibilidades de ganar “quiero ser millonario” como de protagonizar el remake de “Slumdog Millionarie”. Ninguna.

    Querida lunera. Está usted enganchada a mi cual garrapata. De lo cual no me quejo, por supuesto.

    Estimado hijoeputa. Empecé a trabajar cumplidos los 16, cierto. Gracias a dios no se trata de explotación infantil. Imagine con mi tamaño explotando.

    Querido Sergio: Lo ha clavado usted. Yo tengo explicación pero no remedio. Por eso les explico mi vida.

    Querida Gabriela Amorós. No he entendido absolutamente nada de su comentario. Si me está preguntando si fornicamos la respuesta es “siempre sí”.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. Seguire atentamente su biografia. Mientras tanto tan solo decirle, que en el pelotón ciclista globero de fin de semana, yo también soy el aguador, y es que los que no podemos o no servimos para otros menesteres tambien podemos tener algún otro cometido social o laboral.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Ah, claro... entonces, ¿lo de la bolsa en la cabeza es por la calvicie? Me ha gustado la entrada, me ha sacado una sonrisa :)

    ResponderEliminar
  31. Esta es la segunda ocasión que me comenta que lo he clavado.
    Me está preocupando...

    ResponderEliminar
  32. jajajajajaaj te aseguro que nunca has visto una garrapata de semejante tamaño... hasta para ti resulto grande jajajajajajajaja

    un beso


    nota:perdon por las confianzas.. vuelvo al usted.

    ResponderEliminar
  33. Pues coincidimos en una cosa Completo Gilipollas, yo también descubrí el sexo en los Mundiales del 82, la diferencia es que yo era un fideo... Loque se aprendía con Naranjito... je, je, je. De todas formas, lo del amoniaco una putada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Señor Gilipollas:

    (No, nada, que pasaba por aquí y después del día que llevo me parece un regalo de la Providencia poder dirigirme impunemente a alguien que se llame así llamándole por su nombre.
    Lástima que lo que leo -y disfruto- no acompañe al apellido, como que se me quitan un poco las fuerzas y se me llena menos la boca -o sea, los dedos-. En fin, no todo es perfecto).

    ResponderEliminar
  35. Por cierto, espero que este mi primer comentario esté a la altura de la gilipollez requerida. Encantada, Sr. Gilipollas (síiiii, terapia pura!!!)

    ResponderEliminar
  36. LLegué al tercer capítulo!!! supongo que la infancia para todos no es tan divina como la queremos imaginar, o quizás para algunos si... pero en su caso ... Dios santo!! que ambiente!! lo de su padre si es fuerte!! jajaja... pero respetable!! ... el resto de experiencias y errores (por lo del tinte) ... han hecho lo que hoy es! un Completo Gilipollas!!
    Besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  37. Estimado Dr.Mikel. Espero y deseo que –siendo usted aguador también- haya aprendido a distinguir entre entrada y salida.

    Querida lacrestadelaola♥ Lo de la bolsa en la cabeza es porque, además de calvo, soy como una fotocopia de George Clooney. Aumentada x4 y después de que el papel se haya atascado varias veces en la fotocopiadora.

    Estimadio Sergio. Odiaría que mis comentarios hacia sus aciertos sean tomados como una invitación a meter nada donde no se debe.

    Querida lunera. No hablemos de tamaños que me deprimo. Tengo grande lo que debería ser pequeño… y pequeño lo que debería ser grande.

    Estimado Savoy Truffle. Ya me extrañaba un comentario suyo sin hablar de su vida sexual…

    Querida Marta, no sé cómo interpretar eso que ha dicho que “como que se me quitan un poco las fuerzas y se me llena menos la boca”. Cuando deje de sudar y temblar intentaré volver a leerlo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  38. Querida vacapaca. Soy un completo gilipollas aunque dudo que usted sea una vaca. Yo la veo mas bien como una adorable vestal digna de ser venerada en todas las posiciones imaginables. E incluso inimaginables. Ahí queda dicho.

    No me haga mucho caso, siempre intento desconcertar a las recién llegadas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  39. Se imagina lo que hubiera sido su vida si en lugar de amoniaco se hubiera echado agua oxigenada...hubiera triunfado, creado modo, se hubiera hecho usted muy popular....¡qué lástima!

    ResponderEliminar
  40. Tú estás muy bien después de todo. Ser el único niño en tu cumple es muy triste. Si celebras el próximo, prometo ir, yo ocupo poco espacio.
    Muá

    ResponderEliminar
  41. Pues si los 4 años que van desde que cumple los 12 hasta que le despiden (¿por primera vez?) a los 16 se resumen en 10 escuetos párrafos, realmente fue una triste adolescencia.

    Pero por lo que dice, y perdone la vulgaridad, "mojó" usted a tierna edad.

    ResponderEliminar
  42. ¡Acaba usted de alegrar mi mañana! Da gusto empezarla riendo y de buen humor...no pierda la esperanza de ligar señor G., la risa es tan buen modo de llegar al corazon de una mujer como cualquier otra. Besitos

    ResponderEliminar
  43. Estimado amigo, no sería justo que se odiara ud. por este comentario cuando por seguro tiene otros muchos y suficientes motivos por los que odiarse para toda la vida.
    Me deja más tranquilo de cualquier forma.

    Le diría eso de "Siempre suyo", pero ahora (pese a todo) no me atrevo.
    Hasta pronto, entonces...

    Un simple SuperEhore.

    ResponderEliminar
  44. Sr. G.:
    No ha entendido nada de mi comentario pero ya veo que leyendo la palabra "fornicio" le doy un hueso para roer. Pues nada, fornicio, fornicio, fornicio, fornicio, fornicio, más fornicio... y así sucesivamente.

    Que tenga un buen día.

    ResponderEliminar
  45. Querida noaguantoamijefe. Prefiero no imaginarme una vida de rubio platino. Todos los hombres que en mi barrio pesan lo que yo, tienen mi edad y llevan el pelo de rubio platino, desayunan juntos en el bar “The Other Side”.

    Querida María. Sepa usted que mi próximo cumpleaños se celebrará en breve en mi lecho. Como comienza a hacer calor, no venga muy vestida.

    Estimado natsnoC. La intensidad de una vida no se mide en párrafos. Tampoco en dinero ni en cabras.

    Querida Alma. Lo que me ha dicho que acabo de alegrarle la mañana y que es un gusto comenzarla así es lo mas erótico que he escuchado de la boca de una mujer en los últimos 44 años (si exceptuamos una investigación de hacienda que me hizo una inspectora).

    Estimado Sergio. Está visto que con usted tengo que comenzar a medir mis palabras. No, no pienso medirle nada más. Comportémonos que hay gente mirando.

    Querida Gabriela Amorós. Piense en mí como el cruce entre un infante y un viejo verde. Así podrá utilizar un lenguaje que me sea comprensible y además alimente mis fantasías. O eso o directamente fornicamos en silencio. Fornicamos, fornicamos, fornicamos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  46. No no, Sr. G., no seré yo la que le quite las telarañas y el aliento a avecrem del 82, ¿Me ha entendido bien?

    Buenos días y buena suerte

    ResponderEliminar
  47. Querida Gabriela Amorós. Entendido perfectamente. ¿En su casa o en la mía?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  48. En mi casa, o sea en mi blog, más silencioso imposible. Así que ya sabe.

    ResponderEliminar
  49. Mi querido CG
    Le contesto por aquí.
    Pues no sé si era usted, puesto que ambos escribimos blogs anónimos.
    Dígame, ¿Amaneció el domingo al lado de una encantadora chica, dentro de una bonita tienda de campaña, situada entra una riera y unos viñedos de un pequeño pueblo del interior de Cataluña?Si es así ¿repetimos?

    ResponderEliminar
  50. jajajaja.... no ha llegado a desconcertarme... sólo me robó unas risas... eso es, lo máximo que ha conseguido ... para cuando otro apasinante capítulo? ...

    Besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  51. Querido Gilipollas, me siento profundamente ignorada por Vd. Soy una de las recién llegadas a su blog, y le recuerdo que no me ha intentado desconcertar…. todavía……., ni tan siquiera me ha hecho un comentario provocador, porque me discrimina, si ni tan siquiera me conoce?
    Le recuerdo la triste contestación que le suscito mí comentario:
    “No entiendo demasiado de cine, yo solo he visto la versión X “lo que los polvos se llevaron” y no creo que hablemos de lo mismo.”
    Dado el nivel dialectico que Vd. tiene, estará de acuerdo conmigo en que es una muy pobre contestación, agradeceré se vuelva a leer el comentario y me dé una respuesta más briosa.
    Besos de Princesa Negra

    ResponderEliminar
  52. Por cierto, no es que tenga personalidad múltiple, es que he vuelto a errar al poner en nick, espero que Vd. sabrá excusar este descuido que como ve soy muy propensa a hacer.
    Atentamente suya,
    Princesa Negra

    ResponderEliminar
  53. Querida Gabriela Amorós. Le aseguro que mi lecho es mucho mas silencioso.

    Querida Juno. El domingo amanecí al lado de una muñeca hinchable en mi infecta cama. Me temo que no era yo, en efecto.

    Querida vacapaca. De momento le he robado unas risas, preocúpese cuando le robe la ropa interior.

    Querida Marujyn Monroe, Princesa Negra o como diablos se llame. Precisamente por recién llegada no haga ni lo que los veteranos hacen: pedir una nueva respuesta. Esa es mi respuesta, si no le gusta puede poner Intereconomia. Seguro que encuentra respuestas mas briosas y ocurrentes que las mías. Por cierto, no lo vea mas de 10 minutos seguidos o puede tener efectos secundarios letales.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    Siempre

    ResponderEliminar
  54. Apreciado Gilipollas, estoy convencida de que le he pillado en mal momento, si no, le aseguro que no se pillar la broma al último comentario que me ha dedicado…………Le dejo un copiar y pegar del último párrafo de una contestación bastante ingeniosa por demás que Vd. realizo.
    No me haga mucho caso, siempre intento desconcertar a las recién llegadas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas
    Debo estar equivocada, pensé que era un blog de humor. Mis disculpas.
    Besos de Princesa Negra

    ResponderEliminar
  55. Querida Princesa Negra. Mi comentario era de humor. Y este es un blog de humor. Puede que usted, como es nueva, sea la única de los mas de 1000 visitantes que no se ha dado cuenta todavía. Dese tiempo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  56. Apreciado Sr.
    Una lástima, verdaderamente penosas sus contestaciones.
    Suya Princesa Negra

    ResponderEliminar
  57. Querida Princesa Negra. Lo dicho, dese tiempo. No voy a entrar en sus provocaciones.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  58. Uf, qué tensión!

    Con las risas que me estaba echando...

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  59. Mi querida Gamma Glo. Obvie lo sucedido que, gracias a Dios no es habitual, y siga riendo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  60. Lo haré, lo haré.

    Siempre un placer pasarse por aquí.

    ResponderEliminar
  61. Querida Gamma Glo. Si va a hacer cada cosa que yo diga avíseme para decir otras cosas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  62. Querido Gilipollas, no.
    Aún, no.

    Gamma.

    ResponderEliminar
  63. Querida Gamma Glo. Maldita sea. Aún, maldita sea.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  64. ... ahora se viene la parte del alemán, no quiero leerlo....

    como siempre excelente su crónica y no le preste interés a las histéricas, yo vivo en buenos aires la capital mundial de la histeria y estoy completamente chiflado...

    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  65. Estimado Jeremias. En efecto, ahora viene la -dolorosa- parte del alemán que ya leyó usted en su momento. Quizás usted no quiera leerlo pero le aseguro que yo tampoco quiero escribirlo. Una biografían son sombras y luces. Todo sombras, en mi caso.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  66. Me deja con la intriga... aguardo expectante el próximo capítulo de tan original biografía.

    ResponderEliminar
  67. Querido Mr G,

    Me parto de risa con su padre, ¿Heredó algo de él? ¿Alguna faceta bailonga que confesar?

    Besosos

    ResponderEliminar
  68. Querida Amaranta. Pronto su curiosidad quedará satisfecha. Espero que otras cosas también.

    Querida volare. De mi padre heredé el apellido.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  69. ... me quedé con las ganas de robarme el comentario número sesentaynueve...

    ResponderEliminar
  70. Estoy deseando leer la cuarta parte!! besitos de caramelo

    ResponderEliminar
  71. Querida Adriana. Le restaría un número CON MUCHO GUSTO.

    Querida Manzana de caramelo. Espero pronto saciar su... Curiosidad.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  72. Creo que sueña usted de verdad con ponerse un vestido y hacerlo volar en el metro para enseñar los cataplines, lo escribió con mucha emoción
    El niño agua es entrañable, y lo de la calvicie, bueno nunca tendrá canas.
    un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  73. Querida Blog A. Ha descubierto usted mi filia oculta, emular a Marilyn en cualquier salida de aire de metro para mostrar mis vergüenzas a la humanidad. El gilipollas vive arriba.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  74. (Nota: no tiemble, Sr. Gilipollas. Es que soy una gilipollas feisbuquera fan de un grupo llamado "Decir ´gilipollas´me llena la boca y con ello el vacío existencial", y a éso venía. No me sea marranazo -con perdón-).
    Saludos.
    Cordiales, claro.

    ResponderEliminar
  75. Querida Marta. Tiemblo de emoción... es licito ¿no?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  76. Siempre podría haber sido peor, podría haber tenido su J.F.K particular y estaría criando malvas desde hace ya bastante. En fin, ¿cómo se decía?..Ah, sí, ya recuerdo..."Ave purísima"...¿o era?..."Los caminos del Señor son inescrutables", no sé, algo de eso.

    Que tenga usted un buen día señor Jilipollas.

    P.d: Continúo leyéndole, pero esto de comentar cansa lo suyo, usted lo entiende verdad????

    ResponderEliminar
  77. En el 82, en el 82. ¿qué leches hacia yo en el 82?
    Ah si, muy ocupada andaba estrenando la mayor gilipollez cometida en mi vida...(y no fue descubrir el sexo, de eso ya era "casi" toda una experta)
    Anda!
    ¡Mire Usted ya tenemos algo en común!
    ¿Para cuando el siguiente capitulo?

    ResponderEliminar