"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

8 ago. 2014

8 de Agosto


La piscina mas cercana a mi casa era la de un pequeño gimnasio al que nunca antes había entrado. ¿Aunque que importa el dónde cuando lo que importa es el porque? Tampoco he entrado nunca en mi vecina del tercero y cada noche sueño con hacerlo. La razón de ir a una piscina era ver mujeres en paños menores e intentar la cópula después de un breve acercamiento acuático. En realidad esa es la esencia de todo recinto deportivo que se precie. Lo del ejercicio es una mera excusa, seamos francos, la gente acude a las piscinas y a los gimnasios para follar (que es una manera mas de hacer ejercicio). La piscina en cuestión se llamaba "Gimnasio Nerón" y estaba a dos calles de mi casa, es un recinto pequeño con cristales tintados y un fuerte olor a vapor y cloro que siempre sale de su interior golpeando al viandante e invitándolo a un paraíso de toallas y chorros de agua. Imaginé que debía ser una sauna muy exclusiva porque para entrar debías picar a un timbre, lo hice y al poco salió a recibirme un joven vestido con una especie de pantalones piratas. Menuda piscina mas rara donde los recepcionistas llevan el torso desnudo, perfectamente depilado y con un doloroso piercing en cada pezón. ¿Pero qué podía importarme eso? Seguramente aquella piscina era para gente selecta así que no pude evitar imaginar mis días de amante de una rica y hermosa mujer de mediana edad a a que colmar de favores sexuales mientras ella me colmaba de billetes. Si, ya se que he dicho que era una piscina para "gente selecta" y eso me excluye de la ecuación, pero gracias a Dios y al anonimato con el que nacemos, ellos aun no me conocían. El muchacho preguntó si quería hacerme socio o tan solo "pasar un buen rato" a lo que estuve a punto de contestar con un "no hombre, como soy idiota quiero pagar por pasar un mal rato" así que me mordí la lengua, escogí la segunda opción, agarré una toalla y me dirigí a los vestuarios. La piscina era sorprendentemente pequeña y estaba llena de un extraño vapor con olor a lavanda. Pude distinguir las figuras de varias personas pero era imposible saber si se trataban de mujeres fornidas o hombres escuálidos, además que había tenido que dejar las gafas en los vestuarios, así que animado por el espíritu de Stevie Wonder (ciego y sospechosamente contento), me introduje en aquella piscina de agua caliente y me acerqué a la primera persona que encontré con la esperanza de que fuese una mujer de mediana edad, escasos escrúpulos y excesivo dinero. Por desgracia era un hombre joven que había olvidado ponerse el bañador antes de comenzar a nadar. Después pude comprobar que, sospechosamente todos habían olvidado el bañador y aun mas sospechosamente, la mayoría se besaban entre ellos. Besar es un eufemismo para no decir que hacían otras cosas mas perversas que mi homofobia me impide reproducir aquí. Ya es triste ir a una piscina a buscar mujeres y acabar en unos baños turcos gays. Que no digo yo que todos los turcos sean gays, dios me libre. O Alá, que no se ahora si los turcos son musulmanes o cristianos. O si Alá es gay o no. Disculpen esta confusión pero aun me tiemblan las piernas del maratón que me di para huir de aquel lugar de vapor y vicio.

Y lo peor de todo es que a los doscientos metros se me cayó la toalla...

8 comentarios:

  1. en plena calle se le cayo la toalla? oh, oh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que dijeron los señores de la sauna gay: oh oh

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Es usted todo un showman. Cualquiera diría que lo hace a posta para hacernos reír. (;)El tema es que aquí estoy, enganchada al diario vacacional de un tipo que hace llamarse "gilipollas" y esperando su próxima aventura. O mejor dicho, desventura.
    Cuídese y páselo bien. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. El jabón lo carga el diablo...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Eso pasa cuando uno no especifica a qué tipo de piscina quiere ir... Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo especifiqué! ¡Una piscina donde fornicar! ¿Tiene usted piscina querida? ¿Y una bañera lo suficientemente grande para los dos?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar