"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

10 oct. 2014

Y los sueños polvos no son...

Hace un tiempo reflexioné sobre fornicar en sueños en un post titulado "Pesadilla en Gili Street" donde explicaba que el amor horizontal se puede conseguir durante el descanso también horizontal (y nocturno). Porque en los sueños todo puede ocurrir: lo malo, lo bueno e incluso lo innecesario. Pero ese texto hablaba de soñar dormido y hoy voy a hablar de soñar despierto. ¿Quien no ha soñado despierto que alcanzaba las mas altas cumbres del placer con cualquier persona que nos rodee? Millones de matrimonios, líos o infidelidades nacen de soñar despierto con alguien que nos acompaña en la vida, en el trabajo o incluso en la familia. Que levante la mano quien no haya soñado beneficiarse a la cuñada o al cuñado, verano tras verano. Que levante la mano quien no haya soñado con retozar con un compañero de trabajo o meter nuestra cabeza entre las piernas del algun/a amigo/a. Veo muchas manos levantadas... empezamos bien.
Soñar despierto es algo que hacemos día tras día, hora tras hora y minuto tras minuto. Cuando llueve o hace frio, soñamos con que mejore la climatología. Cuando nuestro jefe nos putea en el trabajo, soñamos con que un senegalés con un pene de 35 cms le haga lo que él nos hace a nosotros día tras día. Soñamos con arrancarle el biquini con los dientes a nuestra cuñada o soñamos con tenerlo todo mas grande y mas firme. Soñamos con que un menú de 9 euros sea tan sabroso como una cena en "El Bulli" o soñamos que nuestra destartalada furgoneta que tiene 18 años conseguirá adelantar a un Porsche en plena autopista. Soñamos con que nos amen a quien amamos y soñamos que nos olviden aquellos a quienes no amamos (pero que nos aman). Soñamos con los ojos abiertos a todas horas y prácticamente ninguno de esos sueños se cumplen pero no por ello dejamos de soñar.


Defienden los psicólogos que soñar despierto (o lo que denominan "sueño diurno") provoca distracción pero también es necesario. Defienden que el hecho de dejar volar nuestra imaginación mientras hacemos alguna otra actividad y dicen que, mientras la actividad normal se desarrolla en una parte de nuestro cerebro (área ejecutiva), el soñar despierto activa otra parte distinta (área errante) y esta inusual actividad en dos áreas diferentes del cerebro no solo son complementarias sino que empuja nuestros actos. Lo mas curioso es que esos mismos investigadores, mediante complejos procesos con resonancias de cerebros, aseguran que soñamos despiertos aproximadamente un 30 por ciento del todo el tiempo que estamos realmente despiertos. Este curioso dato demuestra dos cosas, la primera es que todos soñamos despiertos, queramos o no. La segunda cosa es que los científicos follan aun menos que una persona casada.
 
Yo sueño a diario con miles de cosas, sueño con retomar a toda esa gente que perdí, sueño con encontrar a Wally en la ropa estampada de las mujeres y sueño con no perder nunca el humor. Sueño con que las cosas sean mas simples, sueño con que todos los penes (menos el mio) sean mas pequeños y sueño con tener el pecho de Charlton Heston. Soñar despierto es como comer o beber. La vitalidad de estos imposibles sueños empujan nuestras vidas cual el oxido nitroso de los coches de carreras. A toda prisa, descontrolados, no importa que no encontremos la meta. Debemos soñar. Dicen algunas personas que soñar despierto es un error porque eso solo provoca frustración. Yo no estoy de acuerdo. Yo creo que lo que provoca verdadera frustración es vivir sin sueños.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.



Decía Calderón (famoso delantero del Barça) que los sueños, sueños son. Aunque hemos de reconocer que nuestro principal sueño es que nuestros sueños más sucios dejen de ser tan solo sueños (aunque continúen siendo sucio). Soñar despierto es bueno, es necesario y nos hace caminar por la calle con una media sonrisa colgada de los labios. Eso, en el mundo en que vivimos, ya es un milagro. Sueñen ustedes despiertos, con nervio y sin vergüenza, yo haré lo mismo. Aunque ya  pueden imaginar con que soñaré yo… se aceptan apuestas. Por cierto, si quieren que les ayude a hacer realidad sus sueños, estaré encantado. Sobre todo si son ustedes mujeres y sus sueños me incluyen a mi vestido de gladiador romano.



6 comentarios:

  1. ¡Mechachis, qué culturón! Me has dejado perpleja. Espero ansiosa la siguiente entrega de la Canción triste de Gil Street. Besotes, Anna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las canciones de Gili Street siempre son tristes, querida. Gracias si eso...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. madre del amor hermoso! cuantos posts me he perdido!

    Yo es que vivo en un desorden mental de sueños errantes como pajarito en grama. hay quien dice que tengo el spam de retención de un mosquito. Yo diría mas bien de una paloma. Aunque las palomas me dan asco. Las de verdad, no las de ensueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi las palomas me gustan. Ak horno están deliciosas.

      Los palomos no.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar